Pasar al contenido principal

Archivo del blog

La generación... ¿qué?

Me ocurría en clase hace algunas semanas: mientras explicaba a los autores de la Escuela de Frankfurt incidía especialmente en la repercusión social de sus ideas. En cómo sus textos juntos a otros como los de Sartre y compañía encendieron la mecha de las revueltas estudiantiles que recorrieron unas cuantas universidades europeas y norteamericanas. Con la intención de provocarles, establecía una comparación un tanto agresiva y no exenta de una maligna dosis de demagogia: "si con los 16-17 años que tenéis ahora hubierais vivido en los sesenta estaríais leyendo a Marcuse, a Sartre y a Fromm.

Comer (bien)

Esa mala costumbre de comer viene acompañándonos desde que somos lo que no se sabe muy bien que somos es uno de los interrogantes de primera magnitud, a la que la filosofía académica no ha prestado mucha atención. Existen excepciones por ahí, la mayoría de ellas de tradición epicúrea, pero no pueden cubrir la infinidad de preguntas que el comer genera. Cualquier modelo antropológico debería tener en cuenta que en nuestro pasado figuran dos distinciones innegables: hemos sido caníbales y carroñeros.

Max Weber: democracia, plutocracia y "Yes we can"

Estamos enfrascados en el tema del poder en 1º de bachillerato. Uno de los autores que aparecen en el mismo es Max Weber: nos dedicamos a ir desgranando algunas de las ideas centrales de La política como vocación. Varias de las ideas que presenta el autor alemán en esta conferencia merecen un comentario. Ya no nos extraña, pero es curioso pensar que hasta hace bien poco no existía eso del "político profesional", que no deja de ser un invento de la democracia parlamentaria.

¿Quién querría ser Bob Dylan?

Entre ese batiburrillo informe de cosas que es el arte hay una que es innegable: el arte es expresión de una subjetividad. Cualquier obra está hecha de pintura, mármol o notas musicales, pero fundamentalmente de vivencias, sentimientos y recuerdos. El artista, cualquier artista, se expone ante los demás en un grado muy superior al del resto de procesiones. El tópico dice que trabajar ante el público es duro y desgasta. Nadie lo hace más que un poeta, un pintor o un músico.

Ya está aquí: la EBAU

La semana pasada se enviaba a todos los centros el enlace de todos los enlaces, el estándar de todos los estándares, la información más crucial de todas las informaciones, la súblime, la incomparable, la inimitable, la única... ¡La EBAU! Es maravilloso que a menos de tres meses de la prueba ya podamos saber a qué atenernos.

¿Es el brexit algo necesario?

En esto que ahora llaman postverdad y que desde hace más de cien años en filosofía se llama postmodernidad, parece que las cosas nunca van a ocurrir. Pero al final ocurren. Ahi tenemos el tema de moda de esta semana y de los próximo meses: la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. El asunto es controvertido, y genera análisis de todos los colores. Habrá que seguir el tema para ver cómo termina el divorcio más caro de la historia, porque las consecuencias van a ir mucho más lejos de lo económico, que no es lo único que importa.

¿Hubo dinosaurios buenos?

Nunca tuve el más mínimo interés por los dinosaurios. Quizás por un motivo generacional: la explosión jurásica me pilló ya en el extinto BUP, y no creo recordar ni una sola linea que hablase de los lagartos terribles en mis libros de texto. Sencillamente: no se estudiaba. Sirva esto como muestra de que la educación cambia: en el colegio han decidido dedicarle prácticamente un trimestre. Para más señas: educación infantil. Hay que echarle valor e imaginación al asunto: trabajar por proyectos y con dinosaurios.

Examinar: reflexión que me regalo un 7 de marzo

Toca preparar los exámenes. No importa si ayer, hoy o mañana. Estamos en fechas. Cuántas veces he oído aquello de "dime cómo examinas y te diré cómo enseñas". No sé si esto me dejaría en muy buen lugar. También me sé aquella otra de "terminamos examinando de la misma forma que nos examinaron a nosotros". Sea. Quizás me sirva como inicio. Examinar. Calificar. Evaluar. Reflejar en un dichoso y maldito número lo que alguien sabe de filosofía. ¿Acaso es eso lo que debo cuantificar? ¿Lo que sabe de filosofía, lo que sabe filosofar...? O mejor: ni filosofía, ni filosofar.

Michel Onfray: la filosofía entre fogones

"Toda cocina revela un cuerpo al mismo tiempo que un estilo, si no un mundo. Cuando era niño tuve que entender el significado de la pobreza y los fines de mes de mis padres: me lo revelaban los huevos o las papas. O la falta de carne. En la mesa de un padre trabajador agrícola, el pescado era un lujo. No llenaba el estómago y nunca parecía oportuno. El provinciano solo dispone de comidas someras y rústicas: los alimentos preciosos, especiales o delicados." (Michel Onfray, El vientre de los filósofos. Crítica de la razón dietética)

Tiempo de sentimientos

Probablemente sea una reacción al racionalismo y una de las señas de identidad de eso que llamamos posmodernidad. Me estoy refiriendo a la asunción de los sentimientos como criterio decisivo, como uno de los máximos valores a tener en cuenta y considerar en todos los ámbitos de la vida. Las llamadas a respetar los sentimientos del otro se complementan con una incitación permanente a ponernos en su lugar, a compartir esos sentimientos. Es una de más de las contradicciones de nuestro tiempo: precisamente cuando nada vale, los sentimientos pasan a considerarse absoluto.

También publicado hoy