Pasar al contenido principal

Actualidad

Técnicos y políticos

Durante los últimos meses, venimos asistiendo a tiempos revueltos. Entre las movilizaciones del 15M, los problemas económicos y los rescates a los países. Es difícil recordar tiempos en los que la política y la economía, como meras actividades, hayan ocupado tantas portadas, debates y tertulias. En cualquier barra de café se sabe hoy qué es eso de la "prima de riesgo".

Impuestos y democracia

Hace uno meses fue uno de los temas que animó el verano, pero como se puede comprobar no deja de estar de actualidad. Me estoy refiriendo a la distribución del gasto público en democracia. Parece ser que algunos ciudadanos consideran que en tanto que ellos pagan sus impuestos tienen derecho a decidir qué se hace con ellos.

El no debate

El debate de hoy es tan irrelevante como trascendente. Irrelevante porque parece que a estas alturas del partido se sabe ya quién va a ganar las próximas elecciones. Porque, por otro lado, es un no debate: todo está absolutamente pactado. Se conocen ya los tiempos y los temas, los turnos y las posiciones. Y lo más importante: es irrelevante porque faltan muchos partidos políticos. Es ilusorio pretender que todos los que se presentan puedan compartir plató televisivo.

Justicia y no venganza

En los tiempos que corren, es difícil tener que explicar en 4º de E.S.O. en qué consiste la democracia. Surgen problemas con una idea tan sencilla como la siguiente: en democracia se decide por medio de la palabra, y no por la fuerza. Al momento se discuten muchos ejemplos, recientes y no tanto, en los que los alumnos detectan que esto tiene algo de engaño y milonga. La política no sólo usa la palabra, sino que países que incluso presumen de democracia ante otros actúan imponiendo su fuerza.

Un problema genérico

Pastillas: ¿genéricas o de "marca”"Distinguir la ciencia de la pseudociencia es uno de los problemas clásicos de la filosofía. El propio planteamiento implica ya una toma de partido: la ciencia es "lo bueno", "lo verdadero", mientras que la pseudociencia es "lo malo" y "lo falso". Así, sin mayores explicaciones ni desarrollos.

¿Quién manda aquí?

El asunto no deja de estar de actualidad: últimamente nos preocupa mucho nuestra propia soberanía. Desde que la crisis económica que no era crisis ni económica supusiera el mayor golpe a las sociedades occidentaless desde el crack del 29 (sin contar la segunda guerra mundial), los más avispados de este país se han dado cuenta de que estamos intervenidos. Los maledicentes advierten que aquella reducción de sueldo de los funcionarios (hace ya más de un año) fue el inicio de una intervención económica que ha ido a más.

¿Podría romperse Europa?

Pensar y proyectar Europa es uno de los mayores desafíos que tienen planteado los líderes políticos de nuestro continente. No sólo porque las últimas décadas de nuestra historia estén escritas en clave europea. Fundamentalmente hay una razón aún más poderosa: nuestra civilización no se entiende sin esta unión que es cultural antes que política. La filosofía, el arte y la ciencia están impregnadas del intercambio y la búsqueda común.

¿Gracias por nada?

"Quiero dar las gracias a todo el público y toda la gente que hace posible este torneo y que permite que pueda ser el mejor torneo del mundo"

Rafael Nadal "muerde” su sexta copa en Roland GarrosEsta frase, o una muy similar, forma parte del acontecer protocolario de cualquier competición. Todos hemos escuchado alguna vez la coletilla: "de buen nacidos es ser agradecidos".

Tres malos finales para una buena historia

Hace mucho, mucho tiempo, en un país muy lejano, un reducido grupo de personas puso en marcha un proyecto, que consistía en reivindicar una mayor participación en la toma de decisiones que afetaban a todos. Respondían a varios años de crecimiento de un poder que no les tenía en cuenta aunque decía estar pendiente permanentemente de sus intereses. Todo para ellos, pero sin ellos. Por eso, el grupo crítico se puso en funcionamiento. Manifestaciones pacíficas y continuadas, grupos de reflexión. Propuestas sencillas de cambio.