Pasar al contenido principal

Crítica y religión

Entre la heteordoxia y la ortodoxia
Como cualquier otro fenómeno cultural humano, la religión ha ido evolucionando a lo largo de los siglos. Uno puede hacer, por ejemplo, un sano ejercicio de lectura, e hincarle el diente a El hereje, de Delibes, y a poco que se piense puede llegarse a la conclusión que muchos de los herejes del ayer, podrían ser hoy considerados tan cristianos como cualquier otro. Creo que una parte muy importante de todo este proceso de evolución y transformación viene marcado por la crítica. Algo que hoy nos parece de sentido común, como los géneros literarios, es en realidad un logro relativamente reciente en la concepción de la religión, y la interpretación de los llamados textos sagrados. El trabajo de los que se esuerzan en criticar, no con un afán destructivo sino clarificador, humanizador y desmitificador es lo que hace avanzar la religión, de la misma forma que ocurre con tantos y tantos productos culturales. Hoy quisiera plantear uns sencilla pregunta: ¿puede considerarse "creyente" a cualquiera de estos ortodoxos" Las religiones se defienden contra todo aquello que consideran sospechoso de poder ir en contra de alguno de sus principios. En el cristianismo, por ejemplo, se desaconseja la lectura de Hans Küng, tampoco está bien vista la teología de la liberación. También pasan estas cosas dentro del islam, y un buen ejemplo podemos encontrarlo, con otro tipo de connotaciones y significado, en la fatwa lanzada contra Salman Rushdie, particularmente llamativa si tenemos en cuenta que este autor ha abandonado el islam. Una crítica cotidiana puede encontrarse en las mujeres que se niegan a cumplir preceptos que consideran indignos del ser humano. La pregunta clave es: ¿son todos ellos personas heterodoxas (quizás en otros tiempos las llamaríamos "herejes") o se puede seguir considerándoles cristianos, islamistas o judíos, independientemente de que mantengan una posición crítica respecto a sus creencias y prácticas religiosas" Por un lado, parece que poner en duda, revisar o reinterpretar algunos de los preceptos o dogmas esenciales de la religión implica automáticamente situarse fuera del grupo. Como si las religiones fueran "clubes" a los que uno pertenece en la medida en que comple con el reglamento del mismo. ¿Puede un cristiano poner en duda la santísima trinidad o la transubstanciación" ¿Se puede seguir llamando "musulmán" a alguien que plantea reinterpretaciones y adpataciones profundas del Corán" Pero en el polo opuesto, parece que una religión no puede (o no debe) neutralizar el pensamiento y la libertad de cada uno de sus indvidiuos. Si religión nos convierte en rebaño, es deshumanizadora, y por tanto no merece la pena seguirla. ¿Son herejes todos los que con su crítica empujaron a la renovación de la religión" O, por el contrario, ¿Debemos fijarnos en su tarea y valorarla positivamente, considerándoles auténticos avanzados a su tiempo"

Creo que has dado en el clavo, Miguel. La religión es deshumanizadora, porque convierte a sus seguidores en rebaño. No admite la crítica a menos que no tenga otro remedio. Exactamente igual que algunas posturas políticas. Está basada en la fé, un concepto que para mí siempre ha significado ausencia de crítica. Replantearse el dogma es, como bien dices, situarse fuera del grupo. Las ideas que mantiene son "verdades" y como tales no pueden ser cuestionadas.

Pues no sé si he dado en el clavo. Precisamente lo que creo es que los verdaderos "creyentes" (si es que esta expresión tiene sentido) son esos que no están en el rebaño, pero que hacen avanzar al rebaño con su crítica. El problema es que, por así decirlo (y para seguir con la metáfora) los "pastores oficiales" del rebaño les sitúan fuera del mismo...

Sí tienes razón, pero en otras ocasiones alguno de estos críticos termina siendo incluso beatificado, o se acaba reconociendo que tenía razón en las cosas que decía.

Todo lo que esta debajo del dogma es lo correcto, y cualquier cosa u opinión que se salga es señal de no seguir el dogma. Nunca he creido que lo creyentes no practicantes puedan considerarse realmente creyentes. Si ha habido gente etiquetada de cristiana que ha relizado criticas que con el tiempo se han visto eran constructivss sólo tiene valor subjetivo, la realidad es que la única potestad para decir que es lo correcto y lo que no es la tiene la iglesia, para eso es la fundadora, y esos hombres sin duda en el momento que hablaron estaban fuera de la fe. Concedamosles subjetivamente el valor que queramos a esos díscolos pero fuera de la fe sin duda estan o estaban. ¿Si un creyente pone en duda un asunto menor o mayor de su religion, y por tanto duda de la iglesia, que sentido tiene creer en los grandes dogmas como la trinidad,o la virginidad de Maria que provienen de la misma fuente?

Si, yo también percibo que la religión evoluciona, desde las religiones mágicas, a las religiones míticas o dogmáticas, de allí a las religiones existenciales o de busqueda del sentido personal, y por último a las experiencias místicas directas. Las religiones dogmáticas hasta ahora han tenido fuerza, ganada al rebaño, y ahora están perdiendo fuerza. La busqueda personal del sentido es la nueva religión del mundo actual, más autonoma, más existencial, más racional, más filosofica. Aunque pienso que hay algo más después. La evolución religiosa avanza, y pienso que lo hace con las cosas buenas de la etapa anterior. Y aunque una persona salga del rebaño para poder avanzar en su busqueda religiosa, es importante que no queme las bases culturales positivas de su nivel religioso anterior. No se si me he explicado bien. Llevo años reflexionando mucho sobre esto, pues soy uno de tantos escapados de las garras de la parte dogmatica de la religión Catolica (concretamente del Opus Dei). A pesar de todo, no reniego de lo bueno del cristianismo, en mi busqueda de la sabiduria y la espiritualidad.

La búsqueda de la verdad debería ser la parte más importante de todas las humanidades. Si consideramos a la religión como parte integrante de éstas, el sentido dógmático de toda religión debe ser puesto en duda, o al menos planteado como condicionante histórico en mayor o en menor medida superado. La crítica filosófica al planteamiento religioso X ha sido y es suficientemente esclarecedora para hacer ver que el dogma no es más que un sueño, por lo que la literatura, el arte de la expresión, ha perdido el miedo o los prejuicios ante las creencias religiosas ortodoxas. La religión cristiana fue esencialmente barroco-romántica, absolutamente pasional, y humanizada por la utopía misma surgiente a raíz del descubrimiento de otros pueblos en América. Erasmo, Moro, Lutero... son la verdadera crítica, naciendo desde dentro e iluminando la realidad, la descarada corrupción de la iglesia. En nuestros días, la religión católica es en general anacrónica, contradictoria, jugando con las reglas del poder (participando activamentre en empresas, por ejemplo) y a la vez juzgando sus leyes. Al menos, para sacar éstas, se ha escuchado al pueblo. ¿Qué ha hecho la iglesia ante el control de natalidad, por ejemplo, apoyado "heréticamente" por el primero de los Juan Pablo? Dentro de las particularidades cristianas, dentro o anejas a las parroquias, están las comunidades creadas para retomar la actividad de los evangelios, utópicas, pero más cercanas a la realidad, al aterrizaje. Ayer supe, sin ir más lejos, de la existencia de la Comunidad Ayala, seguidora de los cambios exigidos en el Concilio Vaticano II que, hoy por hoy, no se han dado (por cierto, ayer se celebró el 43 aniverdario).

Retomo la pregunta de Miguel: ¿puede considerarse "creyente" a cualquiera de estos ortodoxos?. Un ortodoxo creyente es anacrónico, contradictorio y falsamente utópico. Ser verdaderamente creyente es ser heterodoxo, crítico, hereje, buscador de la verdad. La ortodoxia en nuestros días es un velo con el que ocultar la realidad, la verdad. Un anticristillo tonto y malo. ¿Qué es ser creyente? ¿No está este sustantivo demasiado subordinado al sujeto, a la subjetividad? ¿qué es "creer en Dios"?. "Ser creyente", para mí, no es creer en Dios, sino simplemente "la persona que cree", de la misma forma que la persona que habla es hablante y la persona que escucha oyente (o "escuchante"). Soñador y creyente son más o menos lo mismo. El tema del que se habla o del que se escucha, el tema que se cree, se crea o se sueña no importa, es decir que si no se cree en Dios, sí se puede ser creyente de otros sueños. Cada ser humano, en algún momento de su vida descrubre "signos que la verdad nos dicen", según cuenta mi amigo Eloy Sánchez Rosillo. Hay que estar ciegos para no verlos, y en este sentido ortodoxia significa ceguera. Con la venia del poeta, quiero dejar aquí (siguiente comentario) el poema que da título a su último libro "La certeza", publicado hace unas semanas. Y plantear algunas preguntas: ¿sólo la vida existe?, ¿son los dioses una parte más de la vida?, ¿debe seguir defendiendo dogmas, ortodoxamente, cualquier religión?

LA CERTEZA Eloy Sánchez Rosillo QUÉ ciego estuve, habiendo como hay tanta luz, tantos signos que en todo instante la verdad nos dicen. Hay que abrir bien los ojos para ver, aguzar el oído para oír lo que importa. Cada vez se apodera de mí con más pujanza y más dulzura la certidumbre de que sólo hay vida. ¿Quién que respire y que haya acumulado en su pecho alegrías y dolores, noches y días del vivir, no intuye ?sin que por ello en ocasiones arda esa lumbre con llama vacilante? que no hay muerte que pueda desdecir y anular esto que somos? Canta en mi corazón una esperanza que llena mi presente y me sostiene: no, la muerte no mata; es también vida, un misterioso trámite de sombras que transforma lo vivo, lo limpia y lo redime. Cuanto existe, existió y será después. En el misterio hermoso de alentar en un mundo que se hizo con la misma materia de los sueños, ¿cómo iba la muerte a poner fin a esta fragilidad indestructible que en nosotros habita? La muerte borra el gesto habitual de un hombre, sus maneras, sus ropas, y lo vuelve criatura distinta, pero no aniquila el espíritu, que se templó en el fuego. Toco con estas manos lo que afirmo, con nitidez contemplo su fulgor, aunque diga con tanta inconsistencia ?y determinación tan desvalida que al cabo es titubeo? una certeza que muy mal se aviene a razonables argumentaciones. Alégrate, alma mía; vive tus días con amor y ningún miedo tengas de perder para siempre lo que eres, lo que has amado y que como una dádiva se te otorgó o llegaste a merecer con lucha e ilusión. Ten confianza, porque todo otra vez y muchas veces ha de pertenecerte en esta vida que comienza y que cambia, que retorna y que no acaba nunca.

Perdón, "creyente" no es sustantivo sino adjetivo. En cuanto al poema, decir que su afirmación a la vida es, sobre todo, original (y originaria), y por tanto me merece mayor respeto que si fuera un simple "dogma de fe", que se representa vagamente por muchos y es algo así como un lugar común, una convención vacía, un sueño soñado que no se sueña. Es una contradicción, en suma, algo así como una imposición a "querer que las cosas sean de una determinada manera", que dijo Miguel Espinosa respecto a "fe". Según Séneca, el querer no se aprende, no viene impuesto. Hace mucho tiempo que la buena poesía liberó al pensamiento de dogmas religiosos...

HOla, hacía mucho que no entraba por aquí y veo bastante movimiento. Yo siempre les digo a mis alumnos/as que una cosa es creer en Dios y otra cosa creer en la Iglesia. De hecho, la situación más incómoda, a mi modo de ver, es la de quien aún no ha perdido del todo ese vestigio de ensueño pero se aleja cada vez más de la palabrería obsoleta. Dicen que es cuestión de tiempo y que con los años el lazo se rompe definitivamente. Pero yo pienso que es cuestión de carácter.

Recordad lo que ya dijo Tertulian allá por el siglo III "creo porque es absurdo" (Credo quia absurdum est) No comment

BUENO, AMI9 ME PARECE QUE TODO LO QUE UDTS PUEDE DE QUE TENGAN RAZON. PERO LA BIBLIA NO HABLA EN NINGUNA PARTE DE QUE LA FILOSOFIA SEA CIERTA,PUES AL CONTRARIO ELLA DICE QUE VENDRAN MUCHOS ENGAÑADORES CON FILOSOFIAS HUECAS SIN SENTIDO. LO CIERTO ES QUE LA BIBLIA ES LA UNICA QUE DICE LA VERDAD. PUES ES PALABRA DE DIOS Y DIOS NO MIENTE, EN CAMBIO LA FILOSOFIA ES PALABRAS DE HOMBRES Y ELLOS MIENTEN Y ENGAÑAN. CREANLOO ES CIERTO QUE DIOS LES BENDIGA.