Pasar al contenido principal

De la imagen a la conciencia

Una exposición fotográfica para despertar nuestra conciencia

Fotografía de Miguel Candela, dentro de la exposición Un amargo cuento de hadasEstas cosas pasan en la red: por azares del destino he sabido de la exposición que a partir de mañana realizará el fotógrafo español Miguel Candela. Dudo mucho que esta bitácora tenga algún lector en Pekín, pero si así fuera bien podría guardar una tarde para visitar la exposición Un amargo cuento de hadas, en el café Zarah. La exposición estará abierta hasta el día 5 de noviembre, y cualquier visitante podrá adquirir las fotografías que desee, contribuyendo además para las campañas de Médicos sin fronteras en Mali. Se trata una vez más de la unión del arte y la solidaridad, añadiendo quizás una función más a las que discutíamos tan sólo hace unos días: el arte puede cambiar el mundo.

Aunque no vivamos en Pekín, podríamos colaborar si estamos dispuestos a contactar con la cafetería en info[arroba]cafezahra.com y acordar el modo de hacernos llegar la fotografía. En cualquier caso, el objetivo último de la exposición no es sólo el económico. En un par de correos que he podido intercambiar con su autor, comentaba lo siguiente:

Lo que realmente busco seria concienciar a la gente sobre la situacion de los niños en Africa y que todos pudiésemos de nuestra parte para ayudarles de distintas formas (donaciones con ONGs, mandandoles comida, materiales para la escuela, etc).

Comprar una fotografía por el hecho de que nos parece estética está bien. Tomar conciencia a través del arte de las situaciones de sufrimiento, miseria y opresión de otros seres humanos está aún mejor. No hay manera de actuar si no hay un momento previo de toma de conciencia, si no nos detenemos a mirar el mundo que nos rodea y detectar los ámbitos en los que podemos ser necesarios. Dado que estamos hablando de una exposición fotográfica, puede tener más sentido apagar las palabras por un día, y dejar que hablen las imágenes. A continuación aparece un breve video, con algunas de las fotografías que realizó Miguel Candela en Mali y una pequeña explicación de lo que se encontró allí: