Pasar al contenido principal

Entrevista con Carlos Taibo (I)

Primeras diez preguntas para nuestro entrevistado.
Otra imagen de Taibo localizada en la redHoy ponemos a vuestra disposición la primera parte de la entrevista con Carlos Taibo, al que estamos doblemente agradecidos por su disponibilidad en fechas tan complicadas como estas. Sus respuestas han sido breves, agudas y afiladas, con una sinceridad digna de elogio. Leyendo la entrevista dan ganas de acercarse aún más a sus obras y su pensamiento, pues deja ver una imparcialidad y neutralidad difíciles de encontrar en estos tiempos que corren. En las preguntas de hoy, abordamos problemas como la relación entre la información y la política internacional, así como otros problemas referidos a la situación predominante de Estados Unidos en el panorama internacional. Esperamos que os resulte interesante y que sea una motivación tanto para adentrarse en el pensamiento de Taibo, como para prolongar estos temas en la propia reflexión personal.

Quisiera comenzar la entrevista con un tema que me resulta particularmente interesante: la relación entre la información y la política. ¿Tan sólo "existe" la política internacional que aparece en los periódicos" ¿Hay ahora, por poner un ejemplo, política internacional más allá de la guerra de Irak"

Provocadoramente me sentiría tentado de responder que en realidad, y en virtud de la manipulación más tramada, donde no existe la política internacional es en los medios. Aunque lo anterior configura, claro, una exageración, es verdad que somos víctimas de una selección de la información que es cualquier cosa menos neutra y desinteresada. Uno de sus muchos signos es el interés que determinados conflictos suscitan en franco detrimento de otros.

Si se dice que la prensa es el cuarto poder de una sociedad democrática, ¿lo es también cuando se habla de política internacional"

Sí, con la salvedad, claro, de que no es sencillo identificar el perfil de los poderes legislativo y judicial en el escenario de la política internacional. En los hechos parece como si hubiésemos de engullir un solo poder, el ejecutivo, que dispone a su servicio de una formidable maquinaria mediática.

A este respecto, ¿cómo funcionan los grandes medios de masas en lo que a política internacional se refiere" ¿Hay también tendencias ideológicas, o influyen otros factores"

Creo que funcionan en un régimen que en el mejor de los casos lo es de pluralismo en circuito cerrado: se permiten opiniones dispares siempre y cuando no rompan la baraja. Así, se consiente, e incluso se estimula, una crítica del unilateralismo de la política exterior norteamericana siempre y cuando tal crítica no vaya más allá y subraye que lo anterior a lo que hoy ocurre era cualquier cosa menos un genuino multilateralismo.

Desde el tan traído y llevado 11-S asociamos política internacional a guerra: Afganistán, Irak" ¿Cree usted que estamos olvidando otras fórmulas alternativas de hacer política y que antes sí que se utilizaban (estoy pensando, por ejemplo, en los acuerdos de desarme entre EEUU y la URSS")"

Dudo mucho que los acuerdos de desarme "prefiero hablar de control de armamentos" configurasen fórmulas alternativas de hacer política. Estas últimas creo que, hoy, son privativas de movimientos que por definición viven al margen de los poderes tradicionales y sus tentáculos. Ello no obsta, claro, para que uno esté en la obligación de subrayar que, al amparo de la indisputada hegemonía norteamericana, muchas cosas han ido a peor.

Camión de reparto de Coca-Cola a los pies de una de las torres gemelas derribada

¿Sigue existiendo la política internacional, o por el contrario, todo es efecto, como denuncian algunos, de las decisiones que toman las multinacionales"

Es verdad que muchas de las reglas del juego las imponen, en detrimento de los poderes políticos tradicionales, gigantescas corporaciones económico-financieras que operan en la trastienda. Pero no lo es menos que la ingente capacidad de acrecentamiento del caos que éstas muestran se está traduciendo, no sin paradoja, en un renacimiento de la política internacional.

Vayamos entrando en materia. EEUU parece ser el gran protagonista de la política internacional. En España, por ejemplo, hay un profundo antiamericanismo muy arraigado. ¿Cree usted que EEUU el "ogro", responsable de todos los males del mundo"

Es el poder político y económico que tiene, con certeza, la mayor responsabilidad al respecto. Pero sería absurdo atribuir una condición ontológicamente benigna a los competidores de Estados Unidos, como lo sería negar la influencia que, en el ámbito regional, han ejercido y ejercen gobiernos impresentables.

Timshel plantea, a este respecto, otra pregunta sobre la guerra. Hay una práctica unanimidad en señalar que la guerra de Irak tiene su origen en las necesidades energéticas de EEUU. ¿Qué piensa usted al respecto"

Creo que ésa es una de las dos explicaciones fundamentales. La otra remite al designio de reconfigurar el panorama estratégico del Oriente Próximo, apuntalando la posición correspondiente a Israel y convirtiendo la región en una atalaya desde la cual controlar los movimientos de competidores como la UE, Rusia o China.

Cree usted que el hecho de que lo que podemos llamar "la gran mentira de la guerra" se haya hecho pública, puede provocar que en el futuro la política internacional se encuadre en condiciones más "morales" (por llamarlas de algún modo) y que se respete más el orden internacional (no sé si me estoy poniendo demasiado optimista").

Lo dudo. Probablemente lo que estimulará será el despliegue de fórmulas de manipulación más inteligentes y efectivas. Esto al margen, mal haríamos en olvidar que una parte significada de las opiniones públicas occidentales apenas muestra voluntad alguna de reprobar "la gran mentira".

Sobre esto mismo, hay quien piensa que podemos aprender algo de la historia, y otros dicen que estamos condenados a repetir nuestros errores. ¿Qué se puede aprender de la política internacional y su historia reciente"

Espero que quienes dirigen el planeta aprendan poco, y que su futuro sea cada vez más negro. Por lo que respecta a quienes los sufrimos, hemos tenido la oportunidad de aprender que los gobernantes norteamericanos "ciñámonos a su ejemplo"son bastante menos sagaces de lo que un pronóstico inicial invitaría a concluir.

Otro de los temas "candentes" es la relación Oriente-Occidente. Chema pregunta cuáles serían los pasos para llegar a un entendimiento entre estas dos civilizaciones.

No creo que existan esas dos "civilizaciones", que se me antojan constructos mentales más que discutibles. Nuestra tarea mayor debe estribar en evitar que en la ciudadanía se extienda la idea de que las diferencias, de existir, son irreconciliables, de tal suerte que al respecto se rechace con vigor, por ejemplo, la tesis huntingtoniana del "choque de las civilizaciones".

Mañana seguiremos con la segunda parte de la entrevista a Carlos Taibo.

Aquí se dicen verdades como puños. Sin embargo, la entrevista deja un sabor amargo. Viendo este presente es difícil imaginarse un futuro mejor...