filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: La industria cultural

La industria cultural

Se necesita concepto de arte. Razón aquí. · Arte/cultura


Hoy volvemos a ser una bitácora eminentemente filosófica (ojalá que no tengamos que fijarnos en la actualidad por los motivos que lo hemos hecho hace cuatro días). Hoy queremos plantear una reflexión en torno al arte y su función en la sociedad. Como ya vieran en su día Adorno y Horkheimer, el arte se ha terminado convirtiendo, en muchos casos (pero no siempre), en un producto más diseñado por la industria cultural. Ya no se trata sólo de la reproducibilidad técnica asociada al cine y que tanto criticara Adorno, sino del espectáculo convertido casi en teoría artística. Hoy, el cantante no tiene sólo que cantar, tiene que montar “un buen espectáculo”. ¿Y para qué todo esto? Pues para “entretener” (para “tener” a la gente “entre” las ideas que la industria desee), y, en segundo lugar, para forrarse. Cuando se habla de que el cine es el séptimo arte, y sacan imágenes de Hollywood (la catedral de la industrial cultural mundial), es como para morirse de risa.

Como resultado de todo esto, logran precisamente lo que buscaban: todos vemos las mismas películas (y yo el primero, tal y como conté aquí), oímos la misma música y leemos los mismos libros. Lo peor del caso es que, además, esta industria termina casi convirtiéndose en norma. Que nadie se atreva a decir, por ejemplo, que Mozart es mejor músico que Eminem. Al momento, saldrá alguien que dirá con un tono desafiante: “Porque tú lo digas”, o “Será para tu gusto”. Consecuencia: aplicamos el clásico “para gustos hay colores” al terreno artístico, y amontonamos un batiburrillo en el que todo vale. Y, llegados al extremo, te podrán llamar “fascista” (calificativo que está muy de moda, por cierto) por querer imponer tus gustos a los demás. Que para eso estamos en democracia, para que Eminem sea mejor que Mozart. A mí, sinceramente, me da igual que este tipo de respuestas se extiendan. Bien argumentadas y defendidas tienen incluso su parte de razón.

El problema, y en lo que no solemos fijarnos, es que a todos nos gusta lo mismo, no porque sea una creación valiosa, sino porque la industria se encarga de que nos guste, de inculcarnos una serie de gustos que, además, suelen venir relacionados unos con otros. La industria cultural elabora productos para todos los gustos: “pijos”, “alternativos”, “progresistas”, “conservadores”… Todos encuentran su artóculo en los grandes supermercados culturales dominados por el dinero (televisiones, radios, revistas “especializadas”…) Entre las muchas salidas se me ocurre una: se ncesita urgentemente un concepto de arte, o criterios que nos ayuden a separar lo artístico de lo que no lo es. Criterios que separen lo valioso de lo propagandístico. A mí se me ocurre uno: Mozart no tendría en su página web una parte en la que pone “Merchandising”. Eminem sí.

Actualización (27-05-2004): Más información sobre el concepto de arte en la filosofía de Adorno, se puede encontrar en nuestro especial sobre la Escuela de Frankfurt

§ | Miguel | 16/Mar/2004 | 04:15 | Añadir comentario |

Más anotaciones relacionadas

13 comentarios a “La industria cultural”

» Escribe tu comentario

Estoy completamente de acuerdo contigo. Cualquier desviación de la uniformidad que nos impone la industria cultural es vista como una especie de elitismo trasnochado (a mi me han acusado de dármelas de intelectual por rechazar determinados productos). Pero el sistema tiene todavía un efecto más perverso: si decide en un momento dado que lanzar una campaña sobre Mozart puede ser rentable, de repente Mozart le gusta a todo el mundo. Su música se vende como rosquillas y puede incluso llegar a tener su página web con su correspondiente sección de Merchandising. Y los que antes ponían cara rara cuando oían hablar de Mozart se han convertido de repente en fervientes admiradores. Pero eso no significa que haya dejado de gustarles Eminem, no. Probablemente coloquen los CDs con la música de ambos en la misma estantería, juntos, hombro con hombro.

§1 | juan carlos | 16/03/2004 | 15:46

Comentas un tema muy amplio e interesante. La «industria» o el «mercado» cultural; los «criterios» por los que consideramos valiosa una obra y, tercero, la información sobre esa obra.
Me interesaría conocer algo sobre la crítica cultural y su «divulgación» (en estos momentos me parece fea esta palabra, ya que preferiría utilizar la de educación a través de la crítica o análisis de las obras).
Veo una obra. Posiblemente no sepa qué decir o pensar sobre ella. Pero serán los análisis o críticas que me lleguen sobre esa obra los que conformarán mi manera de verla y de pensar sobre ella; es decir, los que me hagan repensar mi escala de valores y mi manera de ver; en definitiva: mi formación.

§2 | Fabián | 17/03/2004 | 01:37

este tema es muy interesante. en el artículo de los grafitis exponías una idea bastante parecida, y es que en esta época parece que estamos asistiendo a la industrialización del arte, cuando en teoría son términos casi opuestos (la industria por un lado, con sus máquinas, sus estándares y sus límites, y el arte por el otro, con su ilusión, su emoción y su infinito).

para mí esta oposición, y la aparente batalla que se está dando, es como la lucha entre lo humano y lo mecánico, entre lo natural y lo artificial. el sistema que lo domina todo es el capitalismo, y en él lo que no da dinero desaparece, por eso el arte en esencia debe convertirse en negocio para poder sobrevivir. pero en cuanto se convierte en negocio deja de ser arte, y pasa a ser un producto, con lo cual se puede decir que muere en lugar de sobrevivir.

esa es mi opinión. por eso el arte en estos días hay que buscarlo en otras partes. seguro que está ahí, pero rara vez es algo que se vende, aunque hay excepciones. el cine, por ejemplo: la mayoría de las películas taquilleras son basura, pero existen perlas que conjugan ambas cosas: éxito comercial y calidad artística. el problema está en definir esa calidad artística, como dices tú.

seguramente no exista tal definición, porque la apreciación del arte es algo casi completamente subjetivo. para mí el arte es comunicación (expresión), por eso digo que una obra es buena cuando me transmite algo, independientemente de sus propiedades comerciales y de lo famosa que sea. a otra persona puede parecerle una mierda, y si lo dice con sinceridad entonces su opinión es tan válida como la mía. ahí está la gracia del arte. los productos, en cambio, son lo mismo para todo el mundo.

es cierto que cualquier movimiento transgresor que trate de romper las normas acaba absorbido por el consumismo capitalista, pero mientras nos quede algo humano dentro del corazón seguiremos tratando de romper esos límites y de inventar cosas nuevas. en ese fantástico libro que es “brave new world” se nos muestra un futuro en el que el arte ha desaparecido de la sociedad, todo está ya mecanizado y delimitado. es horrible, pero también es un aviso para que no dejemos que ocurra. yo, al menos, no soportaría esa idea, me sentiría como el salvaje.

§3 | sanvean | 17/03/2004 | 16:07

Tras escribir el comentario de ayer he estado pensando que lo que dije no es cierto.
Una obra artística no puede ser valorada ni explicada con palabras; es decir, con una crítica. Dicho de otro modo: una crítica no puede explicar una obra artística. En ella hay algo más que no puede explicarse con palabras.

§4 | Fabián | 18/03/2004 | 04:30

yo diría incluso más: el arte no necesita explicación. muchas veces después de ver una película la gente me dice: “no me gusta porque no la entiendo”, y para mí eso es un error. el entender una obra no es indispensable para poder apreciarla, de hecho los propios autores afirman a veces que no comprenden sus obras (y son verdaderas maravillas, como las películas de david lynch, por ejemplo). una explicación es una racionalización, y en ese sentido es una manera de ponerle límites a algo que en estado puro no los tiene. es una estandarización, para que todo el mundo la vea igual (y acercarla así un poco más a la idea de “producto” de la que hablaba antes). las mejores obras son las que se escapan de esa jaula del lenguaje, las que eluden su propia explicación, porque sobre ellas podemos debatir hasta el infinito.

yo nunca me fijo demasiado en las críticas, y sobre todo nunca me guío por ellas. la única apreciación válida de una obra de arte es la personal de cada uno de nosotros. las críticas te pueden orientar un poco, pero al final la última palabra siempre la tienes tú.

§5 | sanvean | 18/03/2004 | 05:22

Hola… soy estudiante de periodismo, segundo año… me interesa el tema pues en clases constantemente hablamos de eso. El fenomeno de la industria cultural esta en todas partes, aqui las tendencias a la masificacion de los productos comunicativos o artisticos de muy baja calidad va en aumento. Los telespectadores solo quieren telenovelas o musicales como los de Eminem… y nada de pensar. Se crean estereotipos que casi dan rabia, y lo peor es que si sale un buen programa al aire lo rechazan al momento, prefieren un novelon a lo Corin Tellado que una buena serie española. Es increible, algo peor sucede con el cine, las peliculas comerciales si las quieren todos pero nada de cine europeo y menos el independiente o cualquier cosa que se salga de lo tan manido. En fin, es dificil mantenerse fuera de todo eso, me da miedo porque ahora veo en cada programa manipulacion burda.

§6 | amelie | 30/04/2004 | 22:37

La comparación de Mozart con Eminem me parece una tonteria; no creo que tengan nada que ver musicalmente hablando (uno practicaba lo instrumental y el otro practica lo lírico). Otra cosa,si alguien te va a saltar con un “porque tu lo digas” es porque ese alguien no tiene ni idea.Al usar frases como “Mozart es una mierda” si exponer nada mas solo se demuestra ingnorancia,yo usaría algo asi como “a mi no me gusta su música” y podría argumentartelo,al igual que podria argumentarte por que la mayoría de las letras de Eminem me parecen arte…

§7 | Aitor | 7/07/2004 | 09:20

Precisamente, una de las cuestiones a debatir es si el arte es un concepto “objetivo” o “subjetivo”, por plantearlo de un modo sencillo. El problema es si las letras de Eminem “te parecen” arte o “son” arte, dos concepciones completamente distintas.

Pero ya que los dices, ¿se puede considerar que una canción es arte por sus letras? ¿Qué diferencia entonces a la poesía de la canción? Y, ya que me pongo, aprovecho para hacerte otra pregunta: ¿por qué es una tontería comparar a Mozart con Eminem? Ambos hacen música. El primero ya ha superado el juicio del tiempo. Está por ver si lo consigue el segundo.

§8 | Miguel | 7/07/2004 | 23:25

Soy estudiante de periodismo y he leido bastante sobre este tema que discuten. Creo que todos tienen un poco de razón. La pregunta que quiero hacerles, es una que me ahgo a mí mismo a diario, luego que termino de leer algo sobre este tema. Nosotros somos capaces de llegar a estas reflexiones, ¿pero en verdad somos tan libre como creemos d ela influencia de esta industria cultural? ¿acaso no somos nosotros también consumidores de todos estos contenidos, incluido la internet, y de los conciertos y la música d emoda? Yo en lo particular escucho a Mozart y a Eminem, y los dos me gustan, cada uno me trasmite un estado anímico diferente. ?Y acaso soy mejor o peor cuando escucho a alguno de ellos? Creo que no somos tan libres como creemos, aunque podamos pensar y hablar de ello, en realidad todos pertenecemos a un diseño social que se va por encima de nuestra voluntad, y que nos sumerge en una lógica en la que hay que entrar para sobrevivir. o sea, creo que al hablar de estos temas deberíamos darnos cuenta que no estamos tan ajenos a él, somos sus víctimas d ecada día y quienes permitimos que esta industria siga existiendo y teniendo la influencia masiva que tiene.
Davil

§9 | Davil | 10/01/2005 | 19:48

¿Que es la industria cultural exactamente?

§10 | Carlofero | 5/10/2005 | 12:04

Yo estudio Comunicación Audiovisual y estoy especialmente interesando en la “indústria musical”
Si un cantante no vende suficientes discos, es expulsado de la discografica, y eso significa que el cantante no hae buena música? Por otro lado, las canciones del verano suelen ser éxitos de venta absolutos, llegan a todo el mundo, però se les da poco valor artístico, porque lo que se vende es una imagen (de artistas que no verás nunca mas), una imagen y un baile; que venden una música simple pero muy comercial. En este caso, la población sabe que esa canción no tiene porque tener un valor artístico alto, pero para la indústria musical, eso es lo mejor.
No creo que Eminem i Mozart sean tan distintos, ambos en su momento destacaron por su juventud i su talento, fueron arropados por alguien influyente que los lanzó y los apoyó, y si Mozart viviera ahora seria el numero uno de las listas de ventas y a todos nos gustaria más su música que la de Salieri, igual que vende más Eminem que otros artistas igual de buenos como Nelly, Ja Rule o Jay-Z.

§11 | daybeat83 | 12/06/2006 | 12:20

¿cual es papel que ha jugado la industria cultural en la construcción del aparato hegemonico del mundo moderno colonial?

§12 | fresa | 28/11/2006 | 13:57

Muy de acuerdo, creo que hoy somos todos “hijos del sistema” independiente que unos digan “no ni ahí con eso yo soy yo” pero al final igual termina escuchando lo mismo hablando de tal manera porque está “de moda” o teniendo actos que el resto lo hace, como el lumpen que hace destrozos en una protesta, tira piedras porque si o porque el resto está tirando piedras? Si lo miramos a grandes rasgos es un poco lo mismo que pasa con la “industria cultural”. Somos un gran rebaño de tarados que no sabemos para donde apuntar sino que vamos donde van.
Muy buen blog. Saludos!

§13 | Industria Cultural | 22/10/2010 | 20:29

Escribe tu comentario

Trackbacks a “La industria cultural”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->