Pasar al contenido principal

Prometeo y Sísifo en la red

De los mitos griegos a la reflexión sobre Internet

SísifoDesde que nos adjetivaron con un reincidente y sospechoso sapiens hemos vivido en mundos plurales. Sociedades y universos marcados en muchos aspectos por la tecnología: el tránsito de la edad de piedra a la del bronce viene motivado por un cambio técnico. Y lo mismo nos ha ocurrido más recientemente: en apenas unas décadas hemos vivido, seguramente sin saberlo, el cambio de la galaxia Gutenberg a la galaxia Internet. Rodeados como estamos de las importantes y profundas transformaciones en la gestión del conocimiento y las maneras de vivir, parece que poco a poco vamos abriendo tiempos y espacios a Internet, cuyo grado de penetración en nuestras vidas cotidianas aumenta sin cesar. Las sociedades del siglo XXI canalizan su humanidad y sus relaciones sociales a través de la red de redes.

La vieja disputa entre ciencias y humanidades puede verse afectada por estos cambios: no sé si gracias a Internet las humanidades cuentan con una nueva baza a su favor o con un nuevo enemigo que colaborará a su arrinconamiento. Lo que sí sé es que podemos encontrar en nuestra tradición cultural elementos que nos pueden ayudar a interpretar la red. Un amigo de la informática y la web 2.0 podría interpretar que toda esta revolución es un auténtico regalo de Prometeo, y que es un importante elemento de progreso social y cultural. No se debería olvidar que el mismo mito nos recuerda que la técnica por sí sola puede diferenciar al ser humano de los animales, pero no impide que destruya y entre en guerra con otros seres humanos, por lo que a la técnica se le complementa la moral y la política como elementos indispensables de la convivencia. Sugerencias para el debate: en tanto que nos relacionamos a través de la red e intercambiamos datos, archivos, contenidos, sentimientos y pensamientos, probablemente necesitemos no sólo buena conexión sino también prudencia moral y política.

Otro mito, no tan positivo, para los que gusten de pensar sobre Internet: Sísifo. Cualquier usuario medio habrá pasado por un proceso de iniciación en los misterios de la red más o menos similar al que sigue: en un primer momento, habrá aprendido a utilizar el correo electrónico. Después, aparecieron en su vida los programas de mensajería, que terminaron integrados en la cuenta que ya se había abierto. Empujado por la curiosidad, conoció las bitácoras y es más que probable que haya abierto alguna que seguramente no tardó mucho en abandonar. Entre tanto, aparecieron las redes sociales: conoció Facebook, Tuenti o, dependiendo del país en que habite, Orkut. En la actualidad tendrá abierta su cuenta de Twitter, y utilizará con soltura cualquier gestor de suscripciones de los que están disponibles de manera gratuita. Y así andamos, como sísifos fatigosos empeñados en subir la cuesta de cada uno de estos "descubrimientos", cargando sobre nuestras espaldas el tiempo y esfuerzo que suponen. ¿Cuál será la siguiente" ¿Hacia dónde nos dirigen cada una de estas" Cuando llegamos a dominarlas con cierta solvencia, ¿no estamos ya utilizando una aplicación obsoleta y nos toca volver a comenzar" Tecnología y humanidades: Prometeo y Sísifo pululan por la red.

P.D: Fuente original de la imagen.