filosofía, deliberación y pensamiento

Boulesis.com · Página inicial · Filosofía, deliberación y pensamiento
Estás en Boulesis.com > Boulé > Anotación: ¿Se escribe demasiado?

¿Se escribe demasiado?

¿Puede haber saturación de bitácoras? · Filosofía


Fabián es una de las personas que, a través de su blog, ha abordado en numerosas ocasiones un tema singular: ¿para qué escribir una bitácora? ¿por qué hacerlo? ¿Acaso no estaremos “perdiendo el tiempo” al escribir nuestras bitácoras, llenándolas de experiencias, reflexiones, relatos o descripciones que en realidad pueden no aportar demasiado a los ocasionales lectores? Y de Fabián me acordaba yo el pasado verano viendo la enorme sección de novedades de una librería. Allí había de todo: últimas novelas de grandes “best-sellers”, libros de autores aún no conocidos, poesía, libros de temática local o regionalista (muy de moda, por cierto, en los últimos años), ensayos de célebres filósofos recién publicados. Libros de viajes, de gastronomía, de idiomas, libros de autoayuda, manuales para la vida y para la muerte… Remedios caseros y tradiconales para las enfermedades de siempre. Todo el mundo en unas cuantas páginas, todo el saber acumulado en enormes estanterías. Y ante aquel despliegue de “novedades”, me preguntaba: ¿no estaremos escribiendo demasiado?

Me preguntaba, más que nada, por la calidad de todo aquello que trataba de llamar la atención del lector bajo el rótulo de “novedades”. Y me preguntaba, sobre todo, por cuántos lectores pasarán realmente sus ojos por esas líneas, y por qué ocurrirá con esos libros en el futuro. Sé que la mayoría de ellos terminarán condenados al olvido. del que sólo serán rescatados por el interés de eruditos o posibles investigadores. Sólo un pequeño tanto por ciento de ese ruido editorial se desvelará como una melodía mágica, mercedora de perdurar en el tiempo. Ocurrirá, quizás, que unos se salven injustamente, y otros sigan, también injustamente, callados para siempre, como si nunca hubieran sido escritos. El mundo editorial tiene sus reglas, y funciona según diversos criterios. ¿Tiene sentido toda esta industria si nos fijamos en los índices de lectura? Las dudas al respecto están más que justificadas.

Lo más fácil siempre es mirar para fuera y darse cuenta de esto. Pero si aplicamos todo lo anterior a la explosiva difusión de las bitácoras, las cifras son aún más vertiginosas, y dan aún más miedo. Millones de bitácoras, y el número en aumento. Un gran número de ellas se actualizan prácticamente a diario. ¿Realmente tenemos siempre “algo que decir”? ¿Merece la pena “leernos” entre nosotros? Sé que la respuesta de muchos será inmediata: ninguna bitácora aspira a ser “alta literatura” o a tener la suficiente calidad como para ser publicada. No obstante, el interrogante se mantiene: decir que queremos utilizar el lenguaje (=escribir bitácoras) pero no para hacerlo bien (=cuidar el estilo, el contenido, los recursos utilizados) puede ser una contradicción en sí misma. Una crítica contra editoriales, bitácoras, contra todos los que escriben, bendecidos por la industria o guarnecidos en su bitácora. Una reflexión que debe comenzar por esta misma bitácora: ¿qué escribir? ¿Para qué escribir? ¿Acaso no estaremos escribiendo demasiado?

§ | Miguel | 19/Sep/2005 | 14:20 | Añadir comentario |

Más anotaciones relacionadas

12 comentarios a “¿Se escribe demasiado?”

» Escribe tu comentario

Se escribe demasiado, Miguel, si tenemos en cuenta cuántos nos van a leer, que puede que sean pocos. Pero no se escribe demasiado si tenemos en cuenta que el hecho de escribir beneficia a su autor o autora de muchas formas, aunque no sea consciente de ello. El que escriba por hacerse famoso o ganar dinero con ello, sufrirá mucho si no consigue gran audiencia, y probablemente dejará de escribir tarde o temprano. El que escribe por placer, seguirá escribiendo aunque no lo lean mucho.

Yo creo que lo que se escribe en internet consigue más audiencia que lo que se escribe en libros, con la excepción de los bestsellers. Una bitácora, por ejemplo, no hace falta leerla entera como un libro; los lectores leen uno, dos otres artículos y se van, y a lo mejor vuelven otro día y leen otros artículos, y así poco a poco consigues bastantes lectores, aunque no te lean mucho. Esto es como un libro de consulta en el sentido de que lo lees de vez en cuando, y no como una novela, que es más larga y tienes que acabártela. La lectura en internet no se mide por libros leídos. “¿Cuántos libros te has leído este mes?”, es la típica pregunta en el mundo “real”; pero en el ciberespacio sería: ¿Cuántos artículos te has leído?”. Es decir, las lecturas, y los lectores, están más repartidos, y por tanto “tocamos a más lecturas por artículos”. Un escritor normal cuenta sus lectores por los libros que han leído, un bloguero o un periodista los cuenta por artículos leídos, y así cunde más. No sé si esto es un consuelo, pero ahí queda.

§1 | Alejandro Valero | 19/09/2005 | 17:17

Totalmente de acuerdo contigo, Alejandro. Sin embargo, lo que yo me pregunto es si lo que escribimos realmente merece la pena, si tiene calidad o no. La permanente “avalancha” editorial y la “explosión” de las bitácoras me plantean muchas dudas al respecto. Escribimos, sí (y yo el primero), pero ¿merece la pena lo que escribimos?

§2 | Miguel | 19/09/2005 | 17:30

La respuesta a tu última pregunta va implícita en mi comentario anterior. Para ponerlo de manera explícita, te diré que lo que yo escribo merece la pena para mí, porque me beneficia, y espero que también a los demás, pero yo escribo principalmente para mí; y esto no es egoísmo, sino sinceridad. Si a los demás les merece la pena lo que yo escribo, eso es cosa suya, no mía, porque yo no puedo decidir por ellos. Lo que yo escribo es lo me me interesa a mí, no a ti, pero si a ti te interesa también, mejor que mejor. Naturalmente, hay personas que escriben mejor que yo, y yo intentaré hacerlo lo mejor posible, pero lo que yo escribo es “sagrado” para mí. A lo mejor lo que escribo es una tontería, pero es mi tontería, y he disfrutado mucho escribiéndola. Quizá a otro también le guste…

Es un poco lioso todo esto, pero yo creo que debemos mirarlo con otros parámetros distintos a los que usamos con el mundo de la cultura y de los libros. Internet es una explosión de palabras, y todo el mundo puede darse el gustazo de expresarse libremente. Para mí eso es bueno. Cada uno tendrá luego que buscar las palabras de los demás que más les guste, pero esto no tiene que ser un coto cerrado como el mundo de los libros, en el que sólo escriben quienes los editores deciden que deben escribir. Yo, por ejemplo, quizá no habría tenido la suerte de leerte a ti, Miguel, si no fuera por internet.

§3 | Alejandro Valero | 19/09/2005 | 18:03

Te he mandado un ping desde Extrañeza ante el fenómeno de las bitácoras, pero no ha funcionado.

§4 | Fabián | 19/09/2005 | 23:10

Escribo por todas las razones que habeís apuntado, no sé si lo que escribo tiene algún interés para alguien, a me sirve, pero además cuando alguien me comenta, que debo confesar es rara vez, entonces… ha merecido la pena.

¿Merece la pena lo que escribimos?, en vuestro caso, os diré que sí, os he leo a todos. A tí Miguel, he echado de menos este verano, en dos meses ni palabra, me gusta que me pongas a pensar.

En el caso de Fabián sólo puedo decir que es un disfrute leerlo, estamos hablando de literatura. A Alejandro me cuesta más seguirle en términos técnicos, me falta nivel, pero siempre que encuentro un comentario suyo lo leo, me he apropiado de un oficio que él se ha inventado: bloguerista, siempre pienso que me hubiera gustado ser su alumna.

¡No dejeís de escribir!, por favor.

Una bloguerista.

§5 | lourdes | 20/09/2005 | 00:26

Es curioso Miguel, esa pregunta nos la hicimos tomando café (por cierto les hablé de invitarte la próxima vez que nos veamos) tres de los que formamos la comunidad de blogs de compañeros de aventuras literareas, y la cosa se puso pesimista cuando se confronto este problema que tu bien señalas con el del tiempo. Alguno empezó a defender la idea, muy justificada, de que si el tiempo le faltaba lo mismo prefería cerrar su blog para seguir escribiendo en la soledad de una mesa con un bolígrafo cuando le apeteciera. Que si el blog no era un fin en si mismo, podía no resultar. Salieron cosas muy interesantes, y proyectos faltos de tiempo y…lectores.
Un saludo a todos

§6 | gonzalo | 20/09/2005 | 12:57

Lourdes, me han emocionado tus palabras. Gracias. Y no quiero ser tan técnico como dices que soy.

§7 | Alejandro Valero | 20/09/2005 | 17:13

Alejandro, entre otras cosas, das clases en mi pueblo, no en mi instituto, porque por entonces solo había uno, pero no puedo evitar recordar cuando te veo/leo, que una vez yo también estuve en un instituto en Villalba, solo que como alumna.

§8 | lourdes | 20/09/2005 | 23:41

Millás, en un artículo que ha enfadado a muchos, hablaba casi de lo contrario, que con la de cosas interesantes que hay que leer, por que ponernos a buscar weblogs. El mencionaba a Ana Karenina.
Y yo recuerdo que cuando llevábamos dos días publicando, ya había el que decía que en el fondo no tenía más mérito que una especie de “Gran Hermano” virtual. Y claro, pues en algunas cosas tenía razón.

Pero es que en el fondo yo creo que no hay que enfadarse por que se ponga de moda escribir. Al contrario casi. El problema en todo caso es resistir la tentación de tirarse toda la mañana leyendo tonterías. Ser capaz de escoger lo que te gusta leer y ya está. Publicar cuando te sientas con ganas, sobre lo que te apetezca, y de una manera sana. Hay que saber compaginar el tener una página de buena calidad y el no obsesionarse con que llevo 1 día sin publicar y a ver si me van a abandonar mis lectores…

§9 | Maelmori | 23/09/2005 | 10:27

La escritura es un reflejo de lo que pensamos, como aquél que nos devuelve el espejo. Me viene la imagen de la gente que aprovecha cualquier cristal para cerciorarse de si su imagen se asemeja en lo posible a la exigencia que se propone en la sociedad que les rodea.
El hecho de elegir, de tener la opción de diseñar un espacio, unos márgenes, un color, y un pensamiento o vivencia y exponerlo incluso bajo pseudónimo o mentira, da igual, me lleva a pensar más en una necesidad de autoconfirmación que en un afán de perennidad histórica. No es tan importante el qué se comenta en los blogs, sino la posibilidad de comentarlo.
Ya vendrán las modas que acabarán por reducir la expresión a un 90-60-90 de calidad literaria. Por ahora, disfrutemos de poder leer el error,lo absurdo,el revolcón de lástima y otros polvos en los que nos convertiremos.

§10 | urahdal | 23/09/2005 | 13:33

Al placer de conocer (y autoconocernos) mediante la escritura, o con ella, se añade la publicación inmediata, es decir, la comunicación. Como Sócrates, lanzamos preguntas para entablar algo tan maravilloso como un diálogo, una conversación que en principio es entre dos personas (escritor y lector) pero que está abierta a todo el mundo.
Se escribe para dejar una huella de la idea pensada, para ordenarla, asociarla, compartirla… a veces se escribe para ser personas, para pellizcarnos de una realidad autómata, para protestar y refutar. A veces sólo se escribe para vanagloriarse, para ver subido el ego que en un momento se encuentra bajo, independientemente casi del contenido escrito. Se escribe para tantas cosas… Ahora, yo escribo para agradeceros esta bitácora fantástica. Creo que sois gente estupenda, así que, con vuestra venia, me uno al “club 24 horas” boulé salvemos la filosofía o como se quiera llamar. Olé por vosotros.

§11 | asklepios | 23/09/2005 | 20:38

Opino que si hay una sobresaturación informativa. Y los blogs llegan para aumentarla. Yo me muevo en un dilema: creo con Monterroso que las editoriales publican demasiada estupidez y basura. El publicaba poco y corto para no contribuir a esa “polución” ambiental.
Y por otro lado en mi blog, si bien trato de ser suscinto, ahora estoy aumentando la frecuencia.
Pero en los blogs la “calidad” de la alta literatura cuenta menos que las charlas que se arman y los afectos que se generan en el intercambio entre sus autores

§12 | Álvaro | 27/09/2005 | 12:10

Escribe tu comentario

Trackbacks a “¿Se escribe demasiado?”

Para marcar una referencia o hacer un trackback a esta anotación utiliza esta URL

-->