Pasar al contenido principal
A partir de una experiencia de formación on-line con compañeros de filosofía

"Para poder suprimir del todo (la razón de dudar), debo examinar si hay Dios, tan pronto como encuentre ocasión para ello; y si encuentro que lo hay, he de examinar también si puede ser engañador (...) Bajo el nombre de Dios entiendo una sustancia infinita, eterna, inmutable, independiente, omnisciente, omnipotente, por la cual yo mismo y todas las demás cosas que existen –si es que existen algunas– han sido creadas y producidas. Ahora bien: tan grande y eminentes son estas ventajas, que cuanto más atentamente las considero, menos me convenzo de que la idea que de ellas tengo pueda tomar su origen en mí, y, por consiguiente, es necesario concluir de lo anteriormente dicho que Dios existe; pues si bien hay en mí la idea de la sustancia, siendo yo una, no podría haber en mí la idea de una sustancia infinita, siendo yo un ser finito, de no haber sido puesta en mí por una sustancia que sea verdaderamente infinita"

(René Descartes, Meditaciones metafísicas)

Cuestiones para el comentario:

1.-Contextualiza el fragmento propuesto, incluyendo en tu texto al menos tres hipervínculos a páginas de Internet que amplíen información sobre el hecho histórico al que hagas referencia en casa caso. (0-1,5 puntos)

2.-Explica la estructura del texto, estableciendo un orden entre las tesis presentadas. Intenta, en la medida de lo posible, que tu esquema incluya enlaces a páginas web que expliquen esa idea. (0, 1,5 puntos). Fíjate en las palabras subrayadas y en las que incluyen hipervínculos, ya que te pueden ayudar en esta tarea.

3.-Expón las ideas centrales del racionalismo cartesiano contraponiéndolas a las del empirismo de Hume. Incluye en tu exposición al menos cinco hipervínculos que te sirvan de apoyo y en los que te bases para elaborar tu exposición. (0-4 puntos)

4.-Elabora una reflexión personal y crítica sobre el texto, manifestando no sólo tu acuerdo o desacuerdo con el mismo, sino fundamentalmente los argumentos que te llevan a pensar así. En esta opinión, has de incluir al menos dos enlaces a noticias recientes o artículos de opinión relacionados con el tema. (0-3 puntos)

***Nota: a lo largo del ejercicio tan sólo se podrán tomar Wikipedia como referencia para tres de los hipervínculos.

Lo que acabas de leer es tan sólo una propuesta de trabajo sobre la manera de integrar el hipertexto en el ejercicio del comentario. Pongámonos en situación: a comienzos del pasado verano comencé a elaborar materiales para un curso on-line del CRIF Las acacias, perteneciente a la comunidad de Madrid. El objetivo principal del curso es la realización de actividades para las asignaturas filosóficas a través de la red. Ya entonces se me ocurrió que podía ser un buen momento para empezar a pensar sobre cómo realizar comentarios utilizando Internet: los que tengan buena memoria, recordarán que ya pedí ayuda a los lectores del blog, por si sus sugerencias arrojaban algo de luz al asunto. El motivo de esta iniciativa era doble: por un lado, más de una vez se ha criticado que el comentario de texto (y más el que suele pedirse para las P.A.U.) está encorsetado y no fomenta el pensamiento. Por otro lado, contamos con otra urgencia "mayor": si las TIC se siguen incorporando llegará el día en el que se cumpla el pronóstico de Lyotard: el conocimiento que no se adapte, desaparecerá.

Teniendo en cuenta todo lo anterior me atreví (no sé si con acierto o sin él) a introducir la "novedad" (en realidad sólo aparente) del comentario de hipertexto. Precisamente en estos días andan con ello algunos de los compañeros de la Comunidad de Madrid, a los que, por cierto, estoy "robando" una parte de sus vacaciones para cavilar sobre estos asuntos. Algunos ya han comenzando a enviar sus propuestas y la verdad es que todo este tema merecería ser desarrollado y ampliado. Para empezar, es una forma de responder a los que opinan que la enseñanza a través de las TIC es "blanda" y carece de contenidos. Si alguien realiza un comentario como el que aparece más arriba está poniendo en práctica habilidades y conocimientos más complejos que los implicados en el tradicional. La explicación es bien sencilla: a la tarea "de siempre" se une otra, que consiste en "enriquecer" el texto con hipervínculos, lo que requiere navegación y selección de páginas web. Como esto es tan sólo una propuesta y un punto de partida, me he permitido copiar literalmente el mismo ejemplo que propuse en el curso, ya que estaría interesado en que quienes pasan por aquí den su opinión sobre el invento. Preferiría que sea una idea lanzada por profesores de secundaria antes que por especialistas universitarios en TIC, en didáctica o altos cargos del mundo editorial. ¿Qué lugar y qué sentido tiene el hipervínculo dentro del comentario" Creo que es una de las preguntas a ir despejando en el progreso de integración de las TIC en la enseñanza. Se admiten, como siempre todo tipo de opiniones...

Filosóficamente, cabe pensar que el ejercicio nos impone una suerte de "crítica de la razón hipertéxtica" en la que, como es habitual, encontremos las disposiciones (intelectuales) que desarrolla y las limitaciones (intelectuales) a las que nos conduce. Supongo que alguien habrá hecho ya la tarea y sólo se me ocurre destacar que el hipertexto nos lleva a una cierta disolución de la tarea y a una ampliación de las fuentes informativas hasta la náusea (postsartreana). Tiene cosas positivas (digo como quien dice que algo tendrá el agua - o el vino - cuando lo bendicen). Me fijo en el texto. Así ahora veo que el primer enlace que subrayas no nos lleva a un simple resumen de las "razones de la duda" sino a toda una reflexión-resumen sobre la filosofía del cartesio. El alumno buscar´en el texto largo lo que busca (vale). El segundo enlace - wikipedia - centra más el concepto (aunque nos incluye tres enlaces, uno relativo a la duda metódica, sea, el objeto del primer enlace de nuestro texto. ¿Resistiremos la tentación de picar en ellos?). El tercer enlace nos lleva a una página en la que, en el titular, nos afirma categóricamente (y copio):"La Reencarnación existe. www.tuvidapasada.es/ - Descubra quién fue usted en su vida Anterior.Z35C/SMS). Desde luego, si yo fuera un chaval de 17 años estaría ahora enganchado a la página sobre mis vidas pasadas ---- de hecho yo he contestado al test pero me exigen un número de móvil y, como me niego a ofrecerlo,no sabré quien fui en mis vidas pasadas. ¿Te imaginas si fui en mi vida pasada una discípula de Descartes - Cristina - y, por ello, en el interior de mi llego al convencimiento de que recibí cartesianismo de primera mano? Y, dado mi amor al barroco, ¿pude ser yo el mismo Renato?. Miguel, me burlo del hipertexto (sabes que jamás de tu trabajo y tu empeño). Supongo que la filosofía es un tarea que no exige un exceso de información sino un trabajo de experimentación (vivenciar, vivificar). La filosofía es un arte existencial. Que la red nos permita tener textos "a la mano" es maravilloso; que nos permita charlar y estar en contacto,¡genial!. Pero la tarea reflexiva puede diluirse en el abuso del clic. (Aportación: quizás los enlaces pudieran ser más efectivos si formaran un universo cerrado - notas añadidas por el propio creador del ejercicio - , es decir, si no nos diluyen en una maraña abierta de la web. La navegación en alta mar exige una reflexión previa - existen por ahí modelos - sobre cómo evaluar la fiabilidad de la información. Y después, sano escepticismo). Sigue informándonos, Miguel, sobre el trabajo que realizas en este campo (a pesar de todo, te-tengo fe). Un abrazo librepensador de geniecillo maligno.

Habrá que dudar del hipertexto, sí, no vaya a ser que haya algún genio maligno que me obligue a pensar como progreso didáctico lo que en realidad no lo es ;) A ver si logro responder a tus dudas sin perderme por el camino. Para empezar las fuentes informativas no se multiplican "hasta la náusea" si el navegante no se da un atracón. Cuando leí alguna cosa sobre la teoría de la decisión racional, me llamó mucho la atención una cosa: necesitamos una determinada información para tomar tales decisiones, pero no siempre somos capaces de calibrar cuánta información necesitamos. Ya sabes: que si busco aquí, busco allí, que si lo mejor es enemigo de lo bueno... Los especialistas en teoría de la decisión racional dicen que es un aprendizaje clave que, oh destino, no se enseña en ninguna parte. La red es potencialmente abrumadora para cualquier alumno y/o profesor. ¿Cuánta información de la que ofrece necesito? Continuar trabajando sobre el papel con un manual o unos apuntes como única referencia no ayudan a trabajar en esta dirección. En cuanto a la selección de enlaces: el primero nos lleva a la filosofía cartesiana, de acuerdo, pero especialmente a la parte que se ocupa de la duda. El segundo centra y amplía (ojalá limpiara, fijara y diera esplendor), pero como comentaba antes debe ser cada uno quién sepa cuándo tiene suficiente. El tercero es un enfoque (por otro lado discutible) de Dios en Descartes. Es decir: sí que hay una selección de páginas y no un mero poner por poner (de hecho, si esto se hiciera como práctica habitual habría que establecer criterios para enlazar y tener cuidado con el abuso de Wikipedia). La cuestión del contenido de las páginas me supera. Mientras señalamos con el dedo la cantidad de basura cultural/educativa que hay en Internet no nos preocupamos por elaborar páginas de calidad. Tu sugerencia me parece espléndida: se pueden seleccionar enlaces que dirijan directamente a textos escritos por el propio profesor. Nada más sencillo: profundicemos con un blog en diferentes ideas o aspectos de la filosofía y su historia y tendremos material abundante y de calidad para enlazar en nuestros comentarios. Cerquemos, como bien dices, el universo del discurso virtual, enlazando blogs de profes, artículos divulgativos, reflexiones que actualizan la historia de la filosofía... En fin, que culpamos a Internet de nuestra propia desidia e indiferencia: es como si alguien dijera que no jamás escribiría un libro por la cantidad de bazofia que hay impresa. Al final, de lo que se trata es de algo que incluso tú, oh genio maligno, apuntas en tus comentarios críticos: seleccionar páginas web. Una de las claves de la competencia digital. ¿Queremos que siga habiendo filosofía en secundaria/bachillerato? Necesitamos, entre otras cosas, mostrar su necesidad y utilidad, no sólo para las "competencias" tradicionales (lectura comprensiva, pensamiento crítico, elaboración de ideas) sino también para las "nuevas" como la competencia digital y tal. Otra cuestión sería si tiene sentido poner esto en práctica cuando en la PAU se va a pedir otra cosa que no tiene nada que ver con el trabajo propuesto. Con la de veces que hemos hablado tu y yo (a lo tonto y a lo serio) del comentario de texto: a mí este me parece más filosófico que el habitual, que termina reducido a un ejercicio memorístico sin apenas elaboración propia. ¡Salud y librepensamiento! ;D Miguel. P.D: eso sí, te vuelvo a dar la murga con un tema. Puestos a preferir, me quedo con la PAU francesa (jejejejeje...)