Pasar al contenido principal
Sobre el mundo del conocimiento.
Árbol de la cienciaDescartes tenía una particular concepción de la ciencia, que muchos consideran ya superada, pero que quizás pudiera aún iluminar nuestro presente (si le dejamos): según el filósofo francés (y esto se convertiría en una obsesión de toda la modernidad), la ciencia debería estar unificada. El gran objetivo era crear un saber universal, pero que no se entendiera, al menos en el caso cartesiano, de un modo reduccionista, que es como a menudo ha sucedido. Este saber universal es comparado por Descartes (según algunos por influencia de Raimundo Llull) con un árbol: las raíces serían la metafísica, el tronco vendría representado por la física y cada una de las ramas serían las ciencias particulares, que, en el fondo, estarían nutridas por la savia que les llega desde la raíz. La aparente ingenuidad de la metáfora esconde mucho más significado del que pudiera parecer. Una primera consecuencia, es la relación entre las diversas ciencias y la metafísica. Les guste a los científicos o no, muchas de las teorías que ellos mismos plantean descansan sobre una determinada concepción de la realidad. No se puede hacer ciencia en el vacío, e históricamente todos los intentos de "matar" a la metafísica han terminado errando. A menudo, el afán metafísico de la ciencia lleva a enfoques reduccionistas: cuando los científicos (sin contar con una suficiente formación filosófica) se "meten" a hacer metafísica, suelen dar visiones unilaterales y simplistas, que ignoran la profundidad de los problemas que la realidad plantea. Así, por poner un ejemplo, una metafísica muy concreta subyace debajo de la sociobiología o de la neurociencia. Una segunda idea sugerente, y que debemos aplicarnos los que nos dedicamos a enseñar filosofía, es que esta disciplina debe constituirse en la raíz del saber. Si queremos mantener la imagen que nos ofrece Descartes, la filosofía no puede dejar de dar a los alumnos una visión interdisciplinar y amplia de la realidad, de modo que se planteen más solucionen que problemas, y, sobre todo, que se muestre la articulación interna de tantos y tantos productos humanos, entre los que se encuentra, por supuesto, la ciencia. Ideas científicas aparecen también expresadas en sistemas filosóficos y artísticos, y si hay una asginatura en la que los alumnos deban tomar conciencia de ello es precisamente la filosofía, la que, según Descartes, debe ser el trono del conocimiento. Enseñar filosofía debería ser, por tanto, enseñar en la interdisciplinariedad. Por último, otra idea que "nace" de la metáfora (y relacionada con la anterior) es que las ciencias no pueden comprenderse de un modo absolutamente independiente, sino que mantienen relaciones internas entre ellas. El devenir histórico ha hecho que muchas de esas "ramas" fueran plantadas por separado, y que se hayan constituido en árboles independientes. La raíz de la metafísica se va quedando seca (todos sus "esquejes" la desprecian) y parece que la filosofía perdiera su sentido. Sin embargo, no por ello hemos de renunciar a un punto de vista amplio, en el que las humanidades no riñan con las ciencias, y en el que se vuelvan a establecer nuevos lazos entre las distintas disciplinas. Si hoy ya no tenemos un árbol, podemos decir que hemos pasado a cuidar un jardín (el del conocimiento) en el que hay muchas especies, que deben ser cuidadas y cultivadas con especiales cuidados.

Muy buen artículo, para variar ;) Yo tengo preparado el mío, pero ten cuidado que muchos alumnos tendrán la tentación de cogértelo como comentario crítico para el examen de filosofía de selectividad si es que cae Descartes... jejeje. Creo que se adapta que ni "pintao". Por cierto, tal como yo lo he aprendido: la metafísica (=filosofía) serían las raíces, la física el tronco, y el resto de las ciencias las ramas. ¿Me lo han enseñado mal?

Pues no, no lo has aprendido mal. Ha sido un "lapsus tecladoe" :) Tengo la fea costumbre (por cuestiones de tiempo) de escribir las anotaciones de un tirón, y a veces me pasan estas cosas. Lo mejor en estos casos es dejar hablar al autor: Toda la filosofía es como un árbol, cuyas raíces son la metafísica, el tronco es la física, y las ramas que salen de ese tronco son todas las demás ciencias, las cuales se pueden reducir a tres principales: la medicina, la mecánica y la moral. Quiero decir la más elevada y perfecta moral, que, al presuponer un completo conocimiento de las otras ciencias es el último grado de sabiduría. Llama la atención cómo se entiende que la moral es "el último grado de sabiduría", pero bueno, eso ya sería objeto de otra anotación. Gracias por al aviso (ya está corregido) y gracias también por el comentario.

Quien mejor que Ortega comprendio y explico la necesria conexion entre las diversas ciencias a la par que su necesaria independencia evitando un reduccionismo simplista

Estoy leyendo el Arbol de la Ciencia de Pio Baroja y estoy tan desconcertada de una forma tan positiva que cualquier aliciente me impresiona y seduce. Felicidades por el artículo.

Cieramente la unificacin del saber está bien expresado en ese sentido en Descartes, pero desde un punto de vista metafisico. Pero nuestro mundo es un mundometafisico o linguistico? ¿ No nos acercamos mucho mas facilmente a un a unificacin del saber desde la comprensin del signo, digse Charles Morris.

he leido acerca del arbol de la ciencia y a mi parecer esta recordandoa lo que luego va a sintetizar el llamado positivismo logico.ahora estoy de acuerdo con el planteamiento que tiene como base la realcion entre ciencia y metafisica porque ciertamente es comun encontara cientificos que rechacen todo rastro de metafisica en lo que se considera el quehacer cientifico propiamente,pero realmente esta todavia por explicitar si realmente puede existir ciencia sin metafisica,que por supuesto no equivale al idealismo, que parte de entender al sujeto fuera de su contexto natural y social,ya que este error es muy comun en el area de las ciencias,sean sociales o naturales,gracias.miguel si loleyo espero su apreciacion de lo que acabo de escribir.